sábado, 23 de noviembre de 2013

El Negocio del Bolívar - Peso Colombiano Vs. Dólar Americano

Como consecuencia al control cambiario aplicado a partir de 5 de Febrero del 2003, cambiar bolívares a dólares a sido una tarea bastante complicada.

En Venezuela, las personas naturales solo puede cambiar anualmente (si viajan al exterior) sus bolívares hasta un máximo de US$ 3.900,00 anuales, de los cuales el 89,74% de lo autorizado es solo para personas que tengan tarjetas de crédito, así que de ésta manera excluye a una gran parte de la población asignándole, solo un máximo de $500 dólares anuales. 

Sin embargo, aquellos que quieran adquirir divisas, sin cumplir los pesados tramites de CADIVI solo tiene que atravesar la frontera principalmente la colombiana  para hacer la transacción sg BBCMundo, y en menor medida la brasileña. 

En una entrevista hecha por ésta prestigiosa firma londinense, nos da luz de como funciona el sistema, y lo fácilmente reversible que sería su tendencia, si el gobierno conjuntamente con el Banco Central de Venezuela (BCV)  autorizara la recompra de bolívares en el mercado de Cúcuta y/o subiendo los tipos de interés incentivando el ahorro nacional, disminuría la presión inflacionaria de las compras.  El cambio Peso - Bolívar,  no aguantaría ni un día, una fuerte compra de bolívares en Cúcuta por parte de empresas exportadoras venezolanas, conjuntamente con el efecto multiplicador del capital golondrina que buscando ganar dinero por el diferencial cambiario originado por aumento de los tipos, invadirían el país, depositandolo en los bancos Venezolanos, recuperándose de ésta manera el valor del bolívar.  Por otro lado, a las empresas exportadoras, se le debe modificar el convenio cambiario, bajando de 60% a 50% la obligatoriedad de venderle al BCV las divisas obtenidas producto de sus ventas en el exterior.  Para nadie es un secreto que éste es el peor impuesto para las empresas exportadoras ya que en Cúcuta, ofrece por cada dólar americano hasta 10 veces su valor y aquí en Venezuela los sueldos y salarios, mas insumos, han subido de precio extraordinariamente, teniendo como resultado la disminución en 90% las exportaciones no tradicionales, aportando apenas el 3% de las divisas que ingresan al país.  Un incentivo importante para el aumento de la producción nacional sería ajustar la tasa de cambio  por encima de la masa monetaria, de manera que los productos nacionales compitan con los extranjeros, y en futuro cercano se genere excedente exportable a Mercosur, generando más divisas al país.   Algunas páginas dedicadas a informar el valor del dolar paralelo suelen colocar como principal el valor del dólar implícito cuando éste es mayor, incentivando de ésta manera la depreciación del bolívar con respecto al peso colombiano y una vez que el dólar Cúcuta es mayor colocan como principal a éste, tal es el caso de DolarToday.

"Hasta donde yo sé, las casas de cambio de Colombia son las únicas del mundo que compran y venden bolívares fuertes (fuera de Venezuela)", le dice a BBC Mundo Hernán Moreno, un cambista de la fronteriza ciudad de Cúcuta.
"Pero por lo general intentamos no comprar muchos bolívares (fuertes), porqué es una moneda que da muchos problemas", explica.
Y las transacciones no se limitan a la frontera entre los dos países, pues la moneda es aceptada incluso en las casas de cambio Bogotá, a casi 600 kilómetros de distancia.
"Aquí vienen a cambiar sobre todo los turistas, porque estamos muy cerca del Museo del Oro", cuenta William Castillo, de la casa de cambio bogotana Center Exchange.

La razón del desbalance es el estricto sistema de control de cambios que opera en Venezuela, donde la demanda de dólares también supera, y por mucho, a la oferta.

"Nosotros intentamos no tener más de 50.000 bolívares en caja. Y si ya está lleno el cupo, dejamos de comprar hasta que hayamos vendido parte de lo que tengamos" Marta Prieto, cambista
Con Venezuela convertida en el segundo generador de turismo en Colombia, con más de 600.000 visitantes el año pasado, la demanda potencial no es nada despreciable.
"Aquí llega harto bolívar fuerte y no sale mucho", le dice a BBC Mundo Alex Sanabria, de Güendi E.U., una casa de cambio que opera en el aeropuerto internacional El Dorado.
Los venezolanos que adquieren pesos o dólares en Colombia no tienen ningún incentivo para reconvertirlos a bolívares antes de emprender el regreso casa.
Por eso, Sanabria no compra más de 20.000 bolívares por persona, lo que equivale a poco más de US$500 o 1.000.000 pesos colombianos (según el cambio de esta semana fijado en su agencia).

La falta de demanda no es un problema que se presente en ciudades fronterizas, como Cúcuta, donde el intercambio comercial con Venezuela es mucho más intenso. Allí, los bolívares adquiridos por las casas de cambio colombianas rápidamente cruzan la frontera de nuevo, en dirección contraria, de la mano de quienes tienen familia o hacen negocios en territorio venezolano. Y es que la moneda, por ejemplo, es necesaria para poder comprar gasolina barata en Venezuela, o los productos subsidiados de los mercados estatales conocidos como "Mercal", que luego son llevados a Colombia en contrabando.
Hernán Moreno, de la casa de cambio El Bolívar de Oro de Cúcuta, sin embargo, afirma que el intercambio comercial "ya no es lo que era antes", por lo su volumen de transacciones ha caído en casi un 80% en los últimos años.

Y, en ciudades como Bogotá, todavía hay menos compradores potenciales de la moneda venezolana. "Los que compran bolívares son sobre todo los colombianos que van a Venezuela por turismo o negocios", explica Marta Prieto."

Como se podrá observar en la entrevista la demanda de bolívares es muy baja con respecto a la oferta.

Venezuela presenta como fortaleza las reservas petroleras probadas mas grande del mundo, convirtiéndose a su vez en una debilidad por ser un país monoproductor.

Permanentemente presenta como amenaza el cambio de tendencia del precio del barril de petroleo, si éste se tornare bajista el gasto público se haría insostenible.  Actualmente tiene una creciente demanda de bienes importados, servicios públicos subvencionados financiado con dinero inorgánico, que ha llevado a la liquidez monetaria aumentar del 09/11/2012 al 08/11/2013 en 74%, una inflación anualizada del 54,3% y con indice de escasez del 22,4%.  El  modelo actual no ha sido ni será sostenible en el tiempo.

La gran oportunidad viene dada con el incentivo a las exportaciones no tradicionales, aprovechando el marco de Mercosur, así como el turismo.  A corto plazo, debe subir las tasas de interés, incentivando el ahorro nacional y la disminución de las compras compulsivas, así como el aumento del encaje legal, aceptar la existencia dolar negro, y  recompra de los bolívares que tengan los Colombianos, de manera de buscar el punto de equilibro entre la Oferta y la Demanda.  Una fuerte demanda de bolívares  haría estallar la burbuja del dolar negro, ya que la misma BBCMundo deja ver que son muy pocos bolívares que tienen en caja los cambistas con lo cual no aguantaría fuertes compras del par VEF/COP,  pasando de la euforia al pánico en muy corto tiempo gracias al poder de apalancamiento financiero del Capital Golondrina, el cual buscaría obtener ganancias en cambio, impulsado por el aumento de los tipos de interés.

Éstas medidas son de urgencia, ya que la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos (Banco Central) ha anunciado que pronto terminará el relajamiento cuántico, el debate sobre la reducción del enorme programa de estímulos estaría "sobre la mesa" en la próxima reunión de política monetaria de diciembre, dijo el viernes (22/11), el presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart.  En una entrevista con CNBC, Lockhart dijo que esperaba que se debata en sus próximos encuentros, cuándo se comenzará a recortar el programa de compra de activos de 85.000 millones de dólares mensuales. 

Sondeos recientes de Reuters indican que una mayoría de economistas y analistas del mercado financiero esperan que la reducción del programa comience en el primer trimestre del próximo año. Lockhart es percibido como centrista dentro de la Fed y sus opiniones a menudo son vistas como el reflejo del consenso entre los altos funcionarios del banco central. La Fed lleva adelante su tercera ronda de alivio cuantitativo, diseñado para inundar el sistema bancario con dinero para promover el crecimiento del crédito e impulsar la economía y el empleo. Desde el primer programa lanzado a finales de 2008, la Fed aumentó su hoja de balance hasta los 3,86 billones de dólares, según las últimas cifras del banco central.

Al disminuir el programa de estimulo se traduce en una seria amenaza, ya que al fortalecerse el dólar americano con respecto a otras divisas, hay altas probabilidades de fuertes correcciones en el precio del petroleo e incluso del oro, afectando las Reservas Internacionales y la estabilidad del país.


Jackson Pérez

Fuente:
BCV
elmundo.com.ve
desdewallstreet.com