viernes, 10 de septiembre de 2010

Dinero de Verdad

Invertir sensatamente en un mundo insensato
por James Cramer

RESUMEN EJECUTIVO

No existen reglas universales ni secretos para invertir correctamente. Nuestra estrategia personal de inversión debe variar dependiendo de nuestros objetivos individuales. Y sólo existen dos razones genuinas para invertir: primero, para crear un fondo de retiro; y, segundo, para ahorrar dinero que será utilizado en gastos de lujo. En el primer caso, el autor ofrece las 25 reglas para invertir correctamente; en el segundo caso, el autor ofrece los 10 mandamientos a la hora de comprar y vender valores accionarios.

El plan personal de inversión


Nuestro objetivo como inversionistas es crear dos entradas independientes de ingresos:
1. Flujo de ingresos de retiro: una constante cantidad de dinero que entra cada mes y que será utilizado para los años de jubilación.
2. Flujo de ingresos discrecionales: dinero extra que puede ser utilizado en cualquier momento para comprar bienes de lujo y otras cosas no esenciales que hacen más divertida la vida.

Es importante que entendamos y aceptemos que debemos pensar y actuar de otra manera ante estos dos flujos de ingresos. Por ejemplo, no debemos especular con el flujo de ingresos de retiro porque este debería estar disponible independientemente de los vaivenes de la economía o del mercado de valores. De igual modo, si no logramos especular con nuestro flujo de ingresos discrecionales, podríamos estar perdiéndonos ganancias impresionantes.

Gerenciar ambos fondos de capital diferentemente requiere que tengamos el tiempo y la inclinación para hacerlo. Por ejemplo, para crear una cartera diversificada dentro del flujo de ingresos discrecionales, debemos contar con un mínimo de cinco acciones de diverso tipo en diferentes sectores de la economía. Además, necesitaremos de al menos una hora a la semana para estudiar todo lo necesario para mantener cada tipo de acción y para estar al día con todo lo que está sucediendo. Si no nos podemos dedicar realmente a hacer este tipo de trabajo, lo mejor sería que invirtiéramos el fondo discrecional en un fondo mutual

Tomemos en cuenta, además, el creciente dominio de las inversiones de renta fija en sus inversiones de retiro. Esto puede parecer contraintuitivo cuando los analistas señalan que las acciones son la mejor inversión que existe a largo plazo. Sin embargo, los bonos y otras inversiones de renta fija preservan el capital. Su valor no se ve afectado por la salud de la economía como un todo o por los vaivenes propios del mercado de valores. A medida que nos acercamos al momento en que el flujo de ingresos de retiro se vuelve más vital, debemos hacer un plan más cuidadoso.

La mayoría de la gente tiene sólo tres reglas cuando arman sus estrategias de inversión personal:

1. Se produce el máximo cuando se compran y conservan acciones.
2. Comprar y vender acciones es malo, poseer acciones es bueno.
3. La especulación es la cumbre de la maldad y es muy riesgosa.

Derrumbemos estos mitos:
1. Comprar y conservar funciona bien si hemos escogido una compañía que está creciendo, pero es absolutamente ridículo cuando la compañía está en mala situación. Al comprar y conservar dependemos de una tranquilidad y perfección que no existen en el mundo.
2. Comprar y vender acciones a corto plazo lejos de ser malo es en realidad el único modo de conservar las ganancias. El surgimiento de corredores de bolsa que hacen compra y venta de acciones por unos pocos dólares en vez de por cientos de dólares ha cambiado significativamente la dinámica del comercio de acciones y la han convertido en una parte vital de invertir inteligentemente.
3. Si no especulamos un poco en algún momento, correremos el riesgo de perder la oportunidad de convertir una cantidad limitada de capital en una ingente cantidad de dinero. La especulación pura y simple permite avanzar como no lo permite ningún otro tipo de inversión. Pero también nos puede sacar del negocio si abusamos o la aplicamos en un contexto inapropiado. La clave es no evitar la especulación por completo y apostar el monto adecuado en la situación más idónea.

Las herramientas básicas

Comparar precios de acciones

El único modo de comparar el precio de las acciones de una compañía y de otra es calcular las ganancias por acción. Una vez que sabemos esto, debemos usar la ecuación:
P = M x E
Precio por acción = Múltiplo x Ganancias por acción

El factor determinante del precio futuro de cualquier acción es la ganancia futura anticipada. Si sucede algo que aumenta dichas ganancias anticipadas (un cambio de gerencia, el lanzamiento de un nuevo producto, cambios macroeconómicos generales), entonces es posible predecir que los precios cambiarán correspondientemente.

Todos los sofisticados análisis que hace Wall Street son refinamientos de la ecuación básica P = M x E. Los analistas de Wall Street comparan las tasas de crecimiento anticipado de diferentes acciones usando varias técnicas y luego deciden si cada acción está sobrevalorada o subvalorada. Finalmente, compran o venden sobre la base de estas recomendaciones.

El ciclo de los precios accionarios

Es posible que el mercado de valores parezca a veces moverse sin un patrón establecido; pero, esta conclusión es incorrecta. En la práctica, el mercado de valores se mueve en sincronía con los movimientos cíclicos de la economía general. Si tomamos en cuenta lo que está sucediendo en la economía como un todo, podremos anticipar correctamente el auge y caída de las acciones de varias industrias.

Cuando la economía se calienta (aumenta el PIB), todos los valores financieros (inmuebles, ahorros, préstamos, bancos, aseguradoras, corredores, compañías hipotecarias y construítoras) tienden a descender. Y esto se ve acentuado por los fondos mutuales, que se deshacen de estos valores antes de que sus ganancias se vean afectadas. A las acciones de la industria tecnológica y otras compañías cíclicas, como las de bienes de consumo, les va muy bien en esta etapa del ciclo.

Conversamente, cuando la economía se enfría (disminuye el PIB), es hora de comprar valores financieros y vender acciones de la industria tecnológica y de otras compañías cíclicas.

Este ciclo se ha repetido una y otra vez durante muchos años y continuará igual en el futuro. Es posible afinar significativamente nuestra estrategia y desarrollar varios tipos de indicadores; pero el principio fundamental es que los gerentes de los grandes fondos mutuales comprarán o venderán de acuerdo con este patrón establecido. Nuestro reto es anticipar sus movimientos de antemano y aprovechar dicho conocimiento.

Saber dónde buscar

Un buen lugar para buscar acciones que generarán ganancias sustanciales son las empresas de bajas capitalización, que están a punto de convertirse en medianas o grandes. Estas no son compañías reconocidas y son desconocidas para la prensa especializada.

La clave del éxito aquí es la mentalidad de manada de los inversionistas de Wall Street. De vez en cuando, se pone de moda un sector (nanotecnología, alimentos bajos en carbohidratos, energía alternativa) que necesita dinero para crecer. Si logramos darnos cuenta del sector que se está poniendo de moda y entrar y salir antes de que el mercado entienda realmente cómo valorar estas acciones racionalmente, obtendremos grandes ganancias. El truco es no permanecer durante mucho tiempo y salir con ganancias en vez de permanecer mucho tiempo y ver cómo se enfrían las cosas.

Pero, ¿qué debemos buscar exactamente en una pequeña empresa a punto de despegar? Busque:

1. Un equipo gerencial de calidad y que sea creíble.
2. Buenos indicadores financieros y balances.
3. Recientes movimientos accionarios.
4. Una demanda razonable de acciones.

La clave del éxito aquí es, obviamente, entrar y salir en el momento adecuado. Esto requiere que identifiquemos a estas compañías antes de que se pongan de moda. De igual modo, es importante que nos deshagamos de las acciones justo cuando estas parecieran aumentar perennemente. Tanto la entrada como la salida serán saltos de fe. En cierto sentido, este tipo de inversiones requieren que nos comportemos como capitalistas de riesgo. Pero vale la pena el esfuerzo porque las ganancias pueden ser impresionantes.

Los diez mandamientos para comprar acciones


1. Nunca convertir en inversión algo que hemos comprado por negocio

Determine desde un principio si está comprando las acciones como negocio o como inversión. Si las está comprando por negocio, véndalas apenas sea el momento indicado, independientemente de que haya ganado o perdido. Conversamente, si las está comprando como inversión, espere que el precio baje un poco para comprar más. Si la razón por la que compró unas acciones por negocio no se materializa, véndalas inmediatamente sin pensar en cómo se comportarán a largo plazo.

2. La primera pérdida es la mejor pérdida


Si compra unas acciones por negocio y estas caen US$ 0,50 o más, véndalas inmediatamente en vez de esperar que el mercado valide su intuición. Procure estar siempre preparado para disminuir las pérdidas rápidamente. Las pérdidas siempre son pequeñas al principio y luego crecen con el tiempo. Si el negocio no ha salido como esperaba, sálgase de este ya.

3. Está bien asumir una pérdida si ya hemos perdido

Algunas personas se engañan al pensar que no están perdiendo dinero mientras no vendan las acciones. Creen que la pérdida no es real porque esta sólo está en el papel. Pero esto acabará con su éxito a largo plazo. Si está en posición de perder, venda las acciones antes de que sea peor. Deje que sus ganancias corran, pero acabe con las pérdidas rápidamente.

4. Nunca trate de contrarrestar una ganancia de negocios con una pérdida de inversiones

Si compra unas acciones por negocio y estás le generan ganancias, simplemente tómelas. No se engañe pensando que continuará para siempre y que, quizá, debería invertir a largo plazo. Esto es buscar problemas y es el equivalente financiero a quedarse demasiado tiempo. Cuando un negocio sale bien, venda y asegure su jugada.

5. Ignore cualquier “consejo” que escuche

En cierto punto de su carrera como inversionista, alguien se le acercará y le dará un consejo “de buena fuente”. Ignórelo. La única razón por la que le harán sugerencias es para salirse ellos mismos de una posición de pérdida. En el mundo real no existen los consejos acerca del mercado. Fórmese su propia opinión y actúe racionalmente en vez de emocionalmente.

6. Recuerde que no ganará nada hasta que no venda

Las ganancias en papel no tienen sentido porque pueden desaparecer instantáneamente y sin aviso por eventos que están más allá de su control. Por tanto, es importante vender cuando obtenga ganancias. Las ganancias que no se toman suelen convertirse en pérdidas cuando no estamos prestando atención. Así que venda y meta las ganancias en el banco.

7. Limite sus pérdidas y deje que las ganancias se cuiden a
sí mismas

Sólo será necesarias una o dos grandes pérdidas para causar estragos en las ganancias generadas por toda una cartera de inversiones; así que acabe con las posiciones de pérdida inmediatamente. Asuma sus pérdidas antes de que estas sean lo suficientemente grandes como para sabotearlo todo. Nunca mantenga una inversión más tiempo de lo que usted crea que es correcto. Váyase mientras pueda salvar algo. Nunca se engañe pensando que si espera un poco más, las acciones aumentarán.

8. Nunca se preocupe porque se está perdiendo de algo bueno

No invierta sólo porque a todo el mundo le está yendo bien y usted es la única persona que no está aprovechando la oportunidad. Es preciso ser más disciplinado para tener éxito. Invariablemente, obtendremos las mejores ganancias al comprar acciones que nadie está comprando.

9. No tome decisiones sobre la base de los titulares

La prensa siempre está tratando de resumir en pocas líneas el complejo mundo de los negocios. Ignore cualquier artículo que pregone “mejores resultados de lo que se esperaba”. Tal vez, la
fuente del artículo es el departamento de relaciones públicas de la compañía o un criterio financiero que no tiene mucha importancia.

10. Nunca haga ningún negocio solo porque todo el mundo está comprando

Cuando un gran número de acciones de una compañía cambian de manos, ciertos inversionistas asumen que debe haber algo bueno y que deben entrar en acción. Pero esto es una estupidez sin sentido. Cuando hacemos lo que todo el mundo está haciendo, los resultados son fatales. Además, ¿cómo saber cuándo comprar y cuándo vender sobre la base de que todo el mundo lo está haciendo?

Las 25 reglas para invertir bien

1. Recuerde: los toros y los osos hacen dinero, los cerdos van al matadero

(Toros se le dice en Wall Street a los optimistas, que creen que el mercado va a subir; los osos piensan que va a bajar).

En otras palabras, no sea codicioso. Una vez que las acciones hayan llegado al precio deseado sobre la base de una valuación absurda, venda. No se quede esperando más ganancias. Esto no es racional sino codicia. Si tuvo una buena racha, tome su dinero y váyase.

2. No permita que las obligaciones impositivas influyan indebidamente en sus decisiones

Algunos inversionistas prefieren mantener sus acciones en vez de tener que pagar impuestos sobre las ganancias. Pero esto es un error. Si no toma sus ganancias, no contará con ganancias y en este caso el cobrador de impuestos será el menor de sus problemas. Nunca conserve demasiado tiempo unas acciones bajo el pretexto de que tendría que pagar impuestos.

3. Nunca compre acciones de un solo golpe; muévase astutamente

Si quiere comprar acciones de una compañía, planifique una serie de compras a lo largo de un año en vez de comprar todo de una vez. De este modo, si el precio cae un poco, podrá aprovechar el mejor precio. Se sentirá gratamente sorprendido de cuántas veces se le presentará la oportunidad de comprar sus acciones favoritas a un mejor precio. No comprometa todo su dinero desde un principio.

4. Recuerde siempre que la clave es buscar acciones baratas no compañías quebradas

Hay muchas grandes compañías cuyas acciones están baratas durante un tiempo como reacción a las malas noticias de la industria. Haga la tarea. Identifique las compañías que han tenido un mal momento y compre acciones antes de que se recuperen. No gaste su tiempo especulando sobre la posibilidad de obtener ganancias a partir de una compañía quebrada.

5. Diversifíquese todo el tiempo

La diversificación distribuye el riesgo. Todo el mundo quisiera invertir al 100% en Microsoft o Home Depot; pero las probabilidades de hacer esto son muy pequeñas. Además, si se concentra en un tipo de acciones o en un solo sector de la economía, podría sufrir las consecuencias de una caída repentina. Algunas de las acciones que se ven absolutamente bien ahora no valdrán nada con el tiempo.

6. Olvídese de “comprar y conservar”; reemplácelo con “comprar y hacer la tarea”
Prepárese para dedicarle una hora a la semana a cada tipo de acción que tenga. Aproveche este tipo para analizar la página Web de la compañía, leer investigaciones, analizar los Principales indicadores de la industria, etc. Su lema como inversionista debe ser: “Comprar y hacer la tarea”. Si no está listo para hacer la tarea, olvídese de comprar acciones e invierta en un fondo mutual.

7. Recuerde que nadie ha hecho un centavo con miedo

El pánico no es una estrategia de inversión. Si un día cree que el mercado está a punto de caer, haga una pausa y piense bien las cosas. No es un buen momento para vender cuando todo el mundo está saltando por la borda. Las acciones de calidad suelen caer y recuperarse. No caiga presa del pánico y venda al peor precio del mercado. Conserve la calma y concéntrese en lo fundamental.

8. Siempre es mejor pagar un poco más por las mejores acciones

Los inversionistas inexpertos siempre están buscando el mejor negocio; en cambio, los inversionistas profesionales siempre están dispuestos a pagar un poco más por acciones más seguras. Aproveche este ejemplo. Si tiene la oportunidad de invertir en dos o tres compañías, siga siempre a un líder reconocido, aunque sea más costoso.

9. Cuando tenga dudas, válgase más de la disciplina que de las convicciones

Jerarquice cada acción que posea de este modo:

1. Son acciones de las que quiere comprar más inmediatamente.
2. Son acciones de las que quiere comprar más si disminuye
su precio.
3. Son acciones que quiere vender si aumentan su precio.
4. Son acciones que quiere comprar inmediatamente.

Esta jerarquía le permitirá ver desapasionadamente qué está pasando. De este modo, podrá tomar decisiones inteligentes cuando el mercado se esté calentando.

10. Concéntrese en los indicadores fundamentales de una compañía no en el hecho de que será adquirida

No compre acciones de una compañía porque usted cree que esta será adquirida próximamente. Se equivocará más veces de las que acertará, y terminará adquiriendo acciones que realmente no quiere. Por el contrario, compre acciones de compañías subestimadas pero a las que les va bien. Aprenda sobre los principales indicadores de las industrias y sopese cómo le está yendo a la compañía en comparación con las demás de la industria.

11. No compre más acciones de las que pueda mantener

Si tomamos en cuenta que debemos dedicarnos una hora a la semana a ver qué está pasando con las compañías, lo ideal es que en su cartera de inversiones haya entre cinco y diez acciones. La mayoría de las personas considera que cinco es ideal; pero, si tiene suficiente tiempo, compre otras. Compre suficientes acciones como para estar diversificado pero no tantas como para no poder mantener el control sobre las mismas.

12. No le tema a conservar su dinero y permanecer a un lado del camino

No tiene que invertir todo su dinero todo el tiempo. Habrá muchos momentos en que el mercado no va a ningún lugar y no hay nada que hacer. Si podemos vender cuando el mercado está repuntando y luego sentarnos sobre el dinero hasta que las acciones de las compañías que nos gustan hayan caído, nos irá muy bien.

13. Olvídese de suponer lo que pasará en el mercado. Dejede pensar “¿qué pasaría si…?”

Estar en el mercado significa que tratamos de batear lo mejor posible cualquier pelota. Pero sólo podemos hacer esto efectivamente si mantenemos una mente clara. Si empezamos a pensar de nuevo sobre por qué el mercado cayó justo después de que compramos, no seremos capaces de tomar las decisiones correctas. Evalúe su estrategia al final de cada trimestre e implemente los correctivos necesarios; pero, no piense una y otra vez en los errores pasados.

14. Espere que haya correcciones del mercado. No les tema, aprovéchelas

Cuando ocurren las inevitables correcciones del mercado, algunas personas consideran que esta es prueba de que el mercado accionario es inherentemente inestable y no debería ser tocado. Este es un gran error. Las correcciones periódicas del mercado son saludables y normales. No entre en pánico cuando ocurran. Aprovéchelas para comprar más acciones.

15. No olvide estar atento a lo que está ocurriendo con los bonos

Siempre hay una intensa competencia entre el mercado accionario y el mercado de bonos por atraer a los inversionistas. Cuando las tasas de interés están altas, los bonos del Tesoro de Estados Unidos constituyen una inversión muy segura. Préstele atención a las tasas de interés y a los bonos. El mercado accionario no está aislado. Lo que sucede en el mercado de bonos incidirá sobre el capital que fluye hacia el mercado accionario. Mantenga siempre una amplia perspectiva para que pueda tomar decisiones.

16. Nunca caiga en la trampa de subsidiar sus pérdidas con sus ganancias

Los inversionistas inexpertos venden sus acciones y compran más con ese dinero. ¿Por qué? Normalmente, porque es más fácil vender las acciones buenas que vender las acciones malas. No caiga en esta trampa. Si usted tiene acciones de compañías que están en mal estado, véndalas y asuma las pérdidas. Luego invierta dicho capital en comprar acciones de compañías en buen estado.

17. Cuando se trata de invertir, la esperanza no es parte de la ecuación

No invierta emocionalmente. Un signo de esto es cuando compramos algo con la esperanza de que todo saldrá bien. Esto es extraño. Sea realista. Investigue y sólo compre acciones de compañías que estén en buen estado.

18. Sea flexible

No hay ninguna regla del mercado accionario que diga que debemos mantener el impulso todo el tiempo. Si sus investigaciones sugieren que las cosas se están enfriando, venda sin remordimientos. Las condiciones comerciales cambian todo el tiempo.

19. Sea cauteloso cuando los funcionarios de alto nivel se vayan de una compañía
Venda las acciones cuando el director general o el director financiero anuncien que se están yendo. Siempre podremos comprar de vuelta, pero esta gente debe saber algo que no sabe el mercado. En este tipo de situaciones, venda primero y pregunte después.

20. La paciencia es una virtud y renunciar a algo de valor es un pecado

A veces, las acciones que realmente nos gustan no se mueven para nada y pueden permanecer así durante meses. Esto puede ser un poco angustioso para los inversionistas inexpertos. No se preocupe por esto. Sea paciente. Si usted ha hecho su tarea adecuadamente, debería estar preparado para esperar el tiempo necesario.

21. No crea en todo lo que ve en la TV o lee en los diarios

No fundamente sus inversiones en lo que dice la TV. Recuerde siempre que estos programas existen sólo para venderle publicidad al canal. La gente va porque tiene un buen departamento de relaciones públicas y no porque tengan algo importante que decir. Estas personas nunca le dirán cuando debe vender.

22. Nunca compre unas acciones ante un preanuncio de un mal trimestre

Cuando una compañía anuncia que no cumplirá con los objetivos establecidos, no se apure a comprar. Espere treinta días. Esto permitirá que todas las malas noticias sean tomadas en cuenta. Sólo de este modo podrá determinar hacia dónde se dirigen las acciones.

23. Tenga cuidado con la maquinaria promocional de Wall Street

Wall Street sigue siendo muy buena en popularizar acciones no porque estas se están comportando bien sino por motivaciones externas. Mantenga esto en mente. Si ve recomendaciones de comprar que no están fundamentadas en nada, venda en vez de comprar.

24. Siempre debe ser capaz de explicarle a otra persona por qué escogió ciertas acciones

Oblíguese a explicarle a alguien a quien respete por qué quiere comprar una acción y no otra. De este modo no actuará según razones desconocidas sino sobre la base de sus investigaciones.

25. Recuerde que siempre hay un mercado en alza para usted

No se engañe pensando que no quedan buenas acciones. Incluso cuando al mercado le vaya mal, siempre habrá unas acciones en buen estado. Haga la tarea. En vez de lamentarse porque sus acciones de tecnología favoritas no están generando las ganancias esperadas, salga y descubra dónde están las oportunidades.

Aplicar las reglas y los mandamientos

Las reglas fundamentales para crear su propia cartera de inversiones discrecionales son:
1. Recuerde “comprar y hacer la tarea”; no “comprar y conservar”: no compre ninguna acción a menos que se comprometa a analizar la situación durante una hora a la semana.

2. Debe estar interesado en el negocio y no sólo en el precio de las acciones: es decir, debemos estar interesados en el funcionamiento del negocio y en los indicadores antes de invertir en las acciones. Si esto lo aburre, deje que otra persona administre su dinero.

3. Cuente con un amigo con el que pueda intercambiar ideas: alguien que le pueda decir que su explicación es ridícula.

4. Las inversiones son una carrera de resistencia no una carrera de rapidez: así que debe estar dispuesto a permanecer fuera del mercado durante largos períodos de tiempo y mantener su dinero discrecional en efectivo si esto es lo mejor en el momento.

5. Una vez que compre unas acciones, debe olvidar por qué las compró: y dedicarse a determinar hacia dónde se dirigen. Ignore todos los sentimientos que lo llevan a comprar unas acciones y busque hechos que le permitan determinar hacia dónde van en el futuro.

6. Diferencie siempre entre lo que vale la acción y el precio por el que se está vendiendo la acción en ese momento: porque no siempre es lo mismo.

7. Recuerde, la idea es permanecer en el negocio, así que no haga nada ilegal, tonto o poco ético: no escoja acciones que lo puedan sacar del juego. No pida prestado dinero para invertir en el mercado de valores. No espere que nadie más le haga sus investigaciones. No pierda la paciencia cuando llegue malos momentos.

8. No olvide que las acciones son sólo pedazos de papel: y habrá momentos en los que los precios de las acciones dependerán no de la lógica sino de las emociones. En dichos momentos, abra sus ojos, piense bien y actúe con disciplina.Si logra mantener la calma cuando el resto está en pánico, le irá muy bien.


Ahora, manteniendo en mente estas reglas, debemos crear una cartera de inversiones diversificada de al menos cinco compañías.

Las cinco más populares son:

1. Una compañía local: que conozca bien o que emplee gente de su círculo de amigos.

2. Compañías petroleras: porque siempre son muy consistentes. Ofrecen altos dividendos, gran flujo de dinero y un modelo de negocios que funciona en los peores momentos.

3. Compañías en buen estado: que se venda por 2.5% de beneficio o más. Pruebe una compañía química o un conglomerado.

4. Compañías de servicios financieros: un banco, una aseguradora, etc.

5. Una inversión especulativa de su elección: algo que usted crea que será grande. Pero sea realista. Recuerde que esta parte de la cartera podrá funcionar muy bien o muy mal.

Si usted cuenta con el dinero, el tiempo y la inclinación para invertir más, puede probar con estos tipos de compañías:

6. Compañía de productos de consumo: como Procter & Gamble, Kelloggs, Colgate, etc. Estas acciones funcionan muy bien a largo plazo. Cómprelas cuando estén fuera de moda y espere a que las compañías se recuperen.

7. Compañía cíclica: cualquier cosa que esté pasando por un mal momento.

8. Compañía de tecnología: que será una inversión de alto riesgo.

9. Un nuevo minorista: algo que sea regional pero que parezca que va a crecer nacionalmente.

10. Una compañía no tecnológica que sea su “esperanza para el futuro”: una compañía joven que cuente con las crecenciales para fortalecerse en el futuro.

¿Le gustó el Resumido? Compre el libro en:
http://www.resumido.com/es/libro.php/461